Saltar al contenido
PLANTAS EN GALICIA

Compostaje tradicional

Imagen de Manfred_Antranias_Zimmer en Pixabay.

El compostaje tradicional nos ayuda a reciclar los residuos orgánicos que generamos, para tener a mano un producto regenerador del suelo y un buen nutriente orgánico para nuestras plantas y nuestros cultivos.

¿Qué es el compostaje?

El compostaje es el proceso biológico aeróbico por el que los microorganismos actúan sobre los restos orgánicos o materia biodegradable, permitiendo obtener un producto transformado que se conoce con el nombre de compost o composta.

¿Qué es el compost?

El compost es el resultado del proceso de compostaje. Este producto final posee un aspecto similar al de los sustratos para las plantas, pero es un abono orgánico de muy buena calidad.

El compost también puede ser conocido como composta.

¿Cuáles son las características principales del compost?

El compost resultante de un proceso de compostaje bien realizado tiene dos características principales: 

  • El compost debe presentarse con una estructura suelta y esponjosa.
  • Debe estar libre de malos olores y de patógenos: es el resultado característico de su propio proceso de descomposición, en donde el calor que emite provoca la pasteurización de la mezcla.

Compostador tradicional

Los compostadores tradicionales son recipientes de plástico o de madera con forma de caja, paredes perforadas para facilitar la circulación del aire, con tapa y sin suelo.

Los compostadores de 380L son una buena opción para comenzar a preparar tu propio compost con restos orgánicos domésticos y del jardín.

Puedes ayudarte de otros productos, como el acelerador del compostaje; o de herramientas, como el termómetro del compost o un removedor de la mezcla para romper su dureza y lograr compostas más esponjosas.


¿Cuáles son los principales usos del compost?

Los principales usos del compost se aprecian en la jardinería y en la agricultura:

  • Puede ser usado como un regenerador del suelo para mejorar su estructura y facilitar el cultivo, de forma similar a otros abonos orgánicos o al humus de lombriz.
  • Permite reducir la erosión.
  • Facilita la formación de depósitos de agua en el subsuelo.
  • Las aportaciones de compost ayudan a que las raíces de las plantas puedan acceder a esta humedad y absorber los nutrientes existentes.

¿Dónde se puede realizar el compostaje?

El compostaje, como proceso de descomposición u oxidación de los materiales de origen orgánico, debe realizarse en un espacio  acondicionado (silos de compostaje de grandes explotaciones agrarias) o en un recipiente con ventilación (compostaje doméstico).

En ambos casos, las condiciones básicas por las que se genera el proceso de degradación de la materia orgánica, y las condiciones de almacenaje y empleo posterior, son muy similares.

Un compost o composta inicial puede enriquecerse durante su proceso de transformación. Esto ocurre de forma natural gracias a los agentes macroscópicos del proceso del compostaje: caracoles, hormigas, lombrices… ayudan a la descomposición del material inicial y aportan material orgánico nuevo y nutritivo para el medioambiente.


Compostador tradicional ampliable

Los compostadores ampliables son la mejor opción para los amantes de la ecología urbana y de trasladar la cultura ecológica a su jardín y a los cultivos en su huerta doméstica.

Tenemos la posibilidad de mantener una misma línea estética y crear un espacio de cultivo práctico y ornamental, con los compostadores como pieza fundamental para obtener el reciclaje de sus residuos vegetales y domésticos.


¿Cómo se hace el compostaje doméstico?

La forma más conocida por todos para realizar el compostaje en nuestros jardines y huertas es utilizar un compostador, un recipiente adecuado al proceso de descomposición de la materia orgánica, que nos permita ir retirando cómodamente el compost según vamos necesitándolo.

¿Qué residuos sirven para el compost?

La materia biodegradable sirve para hacer composta, pero no toda va a funcionar para lograr compost en el mismo plazo de tiempo, ni de la misma calidad.

Podemos decir que para el compost se puede usar materia orgánica que no haya sido contaminada.

Se puede clasificar la materia biodegradable por su velocidad de descomposición.

  • Rápida: restos vegetales o de hierba generados tras la poda de los arbustos o tras cortar el césped; y excrementos de animal pequeño de granja (gallinas y conejos).
  • Media: plantas; restos de frutas o verduras; estiércol de animal de granja mezclado con paja; restos de siega; restos vegetales generados tras desbrozar una finca, silvas, maleza…; excrementos de animales de granja mezclados con el lecho de sus jaulas.
  • Lenta: poda de material leñoso y arbustos grandes; huesos de la fruta; cáscaras de frutos secos; cáscaras de huevo…

¿Qué residuos no se deben usar en el compostaje?

También se puede hacer un bloque de materia que no se debe usar: ceniza; papeles, cartones y similares; restos de grasa, aceites…; excrementos de animales domésticos; pañales; basura recogida con la escoba o la aspiradora…


Saco de compost 

Los compostadores también pueden ser sacos adaptados para el proceso de compostaje.

En este tipo de compostadores se valora la estética, de forma que el recipiente pase lo más desapercibido posible.

Respecto de su valoración como recipiente de compostaje, puede adaptarse sin dificultad a los restos vegetales del jardín; y será de obligatorio uso un activador de compostaje para compensar la falta de ventilación del compostador.


Propiedades más importantes del compost

La materia que se usa para realizar la composta es significativa y determinará su calidad y el uso más adecuado por las propiedades que le aporta.

En general, el compost es un regenerador del suelo, esto quiere decir que modifica el estado de los terrenos densos y provoca un cambio en su estructura.

De esta forma, se rompe la densidad y se gana en suelos más esponjosos que aumentan su capacidad de retención de agua y nutrientes.

Pero si hacemos referencia a su actividad microbiótica, entonces el compost también es un agente que fertiliza el suelo, ya que durante todo el proceso de compostaje es una materia abierta a la acción de diferentes organismos que viven e interactúan en él.

Por tanto, tras su incorporación al sustrato, aportará nutrientes y micronutrientes de alto valor para las plantas y para los cultivos agrarios.

Si juntamos ambas funciones, tendremos suelos con almacenes de humedad y nutrientes a disposición de plantas y cultivos, y un espacio que facilita la absorción de éstos por las raíces de las plantas.


Compostador sin tapa

Los compostadores sin tapa te permiten realizar el compostaje de la materia vegetal del jardín de forma más cómoda. Además, el recipiente o compostador queda más estético que el compostaje en montón tradicional de los restos de hierba y ramas.

Los compostadores sin tapa, además, tienen múltiples aperturas en toda la superficie, permitiendo una mayor entrada de aire que facilita la descomposición de la materia vegetal y acelera de forma natural el proceso de compostaje.


Tipos de compost por materia compostada

El origen de la materia a compostar nos ayuda a clasificar varios tipos de compost:

Compost de maleza o de maleza y broza

El material a compostar se compone de maleza y pequeños arbustos con ramas no leñosas. No incluye los restos de desbrozar la parcela o el camino a la finca, por ejemplo: zarzas y ortigas.

El material que aporta la broza es vegetal muerto: restos de plantas, ramas y hojas retirados del suelo, de canalones o bajantes de agua…y que se van acumulando con el paso del tiempo.

Este compost es utilizado como cobertura vegetal del suelo en el jardín. Hace funciones de mantillo vegetal o acolchado.

Composta vegetal enriquecida con restos de estiércol

Es una mezcla de restos vegetales con estiércol de granja, seca, con restos de paja o de los lechos de los propios animales.

La aplicación al terreno se realiza siempre en temporada de descanso de los cultivos, durante el barbecho de la huerta, o en suelos poco fértiles para mejorarlos. 

La incorporación de este compost al terreno se realiza mediante procedimientos mecánicos, preferentemente con una roturación del terreno, ya que así aportamos también oxígeno durante el proceso de mejora del sustrato.

Compost enriquecido con minerales o materia orgánica adaptada

Ayudan a corregir carencias conocidas en el terreno al que lo incorporamos, o mejoran condiciones de cultivo para un determinado tipo de planta.

Se añaden diferentes productos durante el proceso de compostaje; por ejemplo: rocas en polvo, algas, cuerno en polvo, sangre seca, etc.

Bokashi japonés

El Bokashi es un determinado tipo de compost que se consigue después de un proceso de fermentación natural de restos orgánicos vegetales, sobre los que se incorpora restos de melaza o levadura para activar el proceso.


Acelerador del compostaje

El acelerador del compostaje actúa sobre el proceso de descomposición de la materia vegetal, aportando una mayor rapidez en la elaboración de la composta.

Se esparce después de introducir en el compostador una capa de residuos compostables de 20 a 30 cm. de grosor. En este caso, la proporción a esparcir sería de 120gr/m2.

Si el compost es realizado en una pila o montón, esparcir sobre la superficie a razón de 80gr/m2 e ir cubriendo con hojas y restos vegetales.


Tipos de composta por tiempo de descomposición durante el compostaje

Según la descomposición de la materia orgánica durante el compostaje podemos hablar de un compost joven o de un compost maduro.

Compost joven

Es una composta fresca y poco descompuesta, que se emplea en diferentes cultivos agrícolas incorporándolas al sustrato de plantación para que sigan allí su proceso natural de degradación.

Normalmente es muy nutritiva y tiene un alto valor como fertilizante para la huerta. Pero es fuerte, por lo que se debe tener cuidado con su uso en plantaciones ya desarrolladas.

El compost joven está listo después de tres meses de iniciado el proceso de compostaje.

Compost maduro

El proceso de compostaje finaliza y se obtiene un tipo de compost compensado para sus funciones principales: regenerador y fertilizante. Por lo que puede emplearse en suelos y cultivos de todo tipo.

La maduración del compost requiere meses a temperatura ambiente.


Termómetro de compostaje

Los termómetros de compostaje nos permite verificar la temperatura de la mezcla y controlar el proceso para lograr un compost de buena calidad.

Esta herramienta específica para realizar el compost es imprescindible, porque mantener controlada la temperatura es muy importante,: dependemos de ella para asegurarnos tener una composta libre de bacterias y gérmenes. 


¿Qué es el compostaje en montón?

El compostaje en montón es la forma tradicional de realizar el proceso de elaboración del compost, añadiendo los restos de materia orgánica de manera ordenada. Esta técnica es la que se desarrolla cuando utilizamos los compostadores, como recipientes adaptados a las necesidades del proceso de compostaje.

¿Cómo se realiza el compostaje en montón?

La forma de realizar el compostaje en montón es muy sencilla. Vamos levantando un montón en el que acumulamos los restos de materia orgánica siguiendo estas pautas:

  • Buscamos una mezcla homogénea.
    • A veces será necesario trocear los restos en tamaños más pequeños, o triturar los restos de la poda para conseguir virutas que se degraden al mismo tiempo que otros restos.
    • El truco es mezclar materiales de diferentes naturalezas que permitan un proceso de compostaje equilibrado.
      • Así, por ejemplo: el nitrógeno lo aporta el estiércol o determinadas leguminosas; los azúcares, el césped y los restos de frutas; lignina o fibra (componente de la madera) gracias a los restos de la poda y hojas muertas; celulosa de los restos vegetales en general.
  • Queremos un montón proporcionado, en donde la materia en descomposición siempre esté en contacto con sustrato o una parte del terreno.
    • Por este motivo los compostadores carecen de suelo, y por este motivo se suele recomendar hacer aportaciones a la mezcla de tierra o sustrato de nuestro terreno fértil.
  • Es bueno intercalar compost maduro o estiércol en capas de dos a tres centímetros de grosor, por cada capa de material compostable de treinta centímetros de grosor.
    • Esta acción ayuda a aumentar la presencia de microorganismos beneficiosos para el compostaje.
  • La aireación del interior del montón sirve para tener controlada la humedad.
    • Esta es la razón de que cualquier contenedor para hacer compostaje tenga que poseer agujeros laterales.
  • La ubicación depende del clima, pero siempre tendremos presente aportar sombra durante el verano de climas cálidos, o sol durante el invierno de climas fríos.
  • La dimensión óptima de un compostaje en montón no debe superar el metro y medio, tanto de alto como de ancho.

Aireador de compost

Los aireadores de compost son herramientas muy útiles para lograr una buena mezcla y poder tener un abono orgánico de calidad óptima.

El objetivo de utilizar una aireador de compost es oxigenar la mezcla y permitir que la estructura de la composta sea más esponjosa, rompiendo las mezclas que pueden quedarte compactas durante el proceso de compostaje.

Esta herramienta mide 100cm. de largo y es de acero de 8mm. Puede introducirse en el compost sólido y volver suavemente hacia arriba para romper las capas compactas.


Precauciones a tener en cuenta con la técnica del compostaje en montón

Es muy importante la aireación de la mezcla. Hay que tener cuidado con un estado muy compacto o apelmazado y con la presencia de agua.

Si no estás usando un compostador deberás tener controlada la humedad, ya que un exceso supone correr el riesgo de dar entrada a la podedumbre de la mezcla e inutilizar el compostaje.

Este es el motivo por el que se debe voltear el montón, para incorporar oxígeno a la mezcla y favorecer el buen desarrollo de la fermentación y la descomposición natural.

Esta práctica se realiza una vez transcurridas las primeras cuatro o seis semanas, dependiendo de las condiciones climáticas, y se repite dos o tres veces cada quince días.