Saltar al contenido
PLANTAS EN GALICIA

Las plantas y el clima

Hojas de Loropetalum bajo una helada blanca en Galicia. Las plantas y el clima en Invierno.

La relación entre las plantas y el clima es uno de los condicionantes más importantes para la adaptación de una planta en un entorno nuevo.

Los cambios en su entorno natural, los traslados entre las especies o los cambios en su entorno de producción, para las plantas comercializadas o producidas en viveros e invernaderos, son alteraciones que la planta sufre y que pueden dar lugar a enfermedades y alteraciones fisiológicas.

Las plantas y el clima tienen una relación muy fuerte y muy necesaria para todos nosotros. Así que vamos a empezar poco a poco, prestando atención a las condiciones climáticas que tenemos a nuestro alrededor y en el entorno en donde nuestras plantas se están desarrollando.

Factores climáticos que influyen en las plantas

Los principales factores climáticos que influyen en las plantas son la temperatura y la lluvia. En un segundo orden de importancia, podríamos hablar de la incidencia de los rayos del sol, la humedad relativa del ambiente y el viento.

Corteza de pino como cobertura protectora de una helada blanca en Galicia. Plantas y clima en Invierno.
Corteza de pino como cobertura protectora de una helada blanca en Galicia. Las plantas y el clima en Invierno.

En general, las plantas están asociados a climas de referencia, en donde se pueden establecer medidas de control para prevenir las enfermedades de las plantas basadas en la experiencia de años de cultivo.

Sin embargo, tanto las plantas como los cultivos salen de sus entornos naturales y cambian los factores medioambientales que condicionan su crecimiento y desarrollo.

Estos cambios exigen un mayor control sobre el estado de salud de la planta, ya que queda expuesta a unas alteraciones en el medio para las que no tiene desarrollado ningún tipo de defensa natural, por ejemplo: nuestros limoneros llegan a Galicia adaptados a Inviernos suaves de climas mediterráneos, y los adaptamos entornos nuevos, en algunos casos, en zonas de heladas frecuentes a lo largo de los meses más fríos, o en donde las temperaturas del Invierno se sitúen entre 0°C y -5°.

Para conseguir este tipo de cultivo y su arraigo en nuestras tierras, aprendimos a protegerlo usando buenos mantillos protectores, para que las raíces no se congelaran, y telas y mantas de invierno para los limoneros, para que sus copas y troncos no se vieran afectados por las heladas.

Flores de Leptospermum bajo la escarcha de una helada blanca. Las plantas y el clima en Invierno.
Flores de Leptospermum bajo la escarcha de una helada blanca. Las plantas y el clima en Invierno.

Las plantas y el clima frío durante el Invierno

El Invierno es una de las estaciones que miden la resistencia de una planta.

Mientras que tenemos variedades perfectamente adaptadas al frío, como por ejemplo, los magnolios y las magnolias de hoja caduca; o variedades de plantas que superan los meses invernales durmiendo en descanso vegetativo, como por ejemplo, plantas de hoja caduca como la Hortensia y los árboles frutales.

Existen variedades de plantas que se ven muy afectadas por el frío, por ejemplo, plantas de tipo mediterráneo como las buganvillas o los hibiscus.

Sin embargo, el frío no es el único factor que condiciona el crecimiento de una planta. Las heladas que se producen a lo largo del Invierno son más peligrosas y hay que tener en cuenta tanto su duración como su identidad.

Las heladas y sus tipos: la helada blanca y la helada negra

Te dejamos unos artículos y unos consejos sobre la influencia de las heladas sobre las plantas:

Heladas en Viana do Bolo, Ourense, Galicia.

Las heladas

Nieve en el Retiro, Madrid.

La Helada Negra

Escarcha de la helada blanca sobre una hoja de Hortensia Quercifolia Ice Crystal.

Helada blanca