Saltar al contenido
PLANTAS EN GALICIA

Camelias en macetas

Botón floral de una Camelia Japónia Bicolor (Camellia Japonica).

Para todos aquellos aficionados a las Camelias que no tengan jardín, Plantas en Galicia os aporta un par de trucos para poder cultivar Camelias en macetas y poder decorar vuestros patios o terrazas.

Plantar Camelias en macetas

La Camelia es una planta a la que le va a gustar mucha profundidad de terreno para crecer y alcanzar sus dimensiones normales de altura y grosor.

Además, sus raíces lograrán así adquirir los nutrientes necesarios para renovar sus fuerzas durante la floración, momento en el que la planta de la Camelia requiere de todas sus energías al máximo nivel.

Sin embargo, es posible tener plantas de Camelias en las macetas de nuestra terraza, simplemente hay que tener cuidado con unas características de las macetas y con seguir una técnica de plantación que, comprobaréis, es muy similar al de otras plantas acidófilas como nuestras queridas Hortensias.

Camelia Japónica bicolor (Camellia Japonica).
Camelia Japónica bicolor (Camellia Japonica).

¿Cómo transplantar una Camelia en maceta?

La mejor maceta para transplantar una Camelia o los recipientes que puedes utilizar, serán de plástico o de barro cocido, por lo que no te preocupes, encontrarás una gran variedad en los centros de jardinería.

Lo realmente importante a la hora de plantar una Camelia en una maceta es que recuerdes que debemos iniciar la plantación preparando el contenedor que vayas a utilizar en el transplante.

Así, lo primero es asegurar el sistema de drenaje que tendrá la planta en este recipiente.


Maceta de plástico de 40 a 60 cm

Las macetas de plástico de 40 a 60 cm de diámetro y de colores clásicos van a ser unas buenas aliadas para cultivar las Camelias en tu patio o jardín sin problemas durante muchos años.

Busca proporcionar el mayor espacio de enraizamiento posible cuando te decidas a cultivar Camelias en maceta. Así que no dudes en comprar una maceta más grande si tienes sitio para ella.


¿Cómo preparar el sistema de drenaje de una maceta?

La principal función del drenaje de una maceta es que el agua del riego o de la lluvia no quede retenida dentro del recipiente y pueda salir al exterior.

Por este motivo, lo primero que tenemos que revisar es que la maceta en la que queremos plantar nuestra Camelia tenga agujeros, bien en la base del recipiente, bien en los laterales (borde inferior o a nivel de la base).

Luego, tenemos que asegurar que esos agujeros no queden taponados y puedan cumplir con su función correctamente.

Para ello, la primera capa dentro de la maceta estará compuesta por grava o pequeñas piedras, arcilla expandida u otros materiales que puedan facilitar la función de drenaje.


Bolas de arcilla expandida

Las bolas de arcilla expandida son un producto natural para facilitar el drenaje dentro de tus macetas sin riesgos de sustancias nocivas para tus plantas.

Gracias a su estructura, evitan que el sustrato se acumule y forme tapones en los agujeros de las macetas, pero recuerda que tienes que aportar una buena cantidad y formar una capa de varios dedos de espesor.


¿Qué tipo de tierra necesitan las Camelias en una maceta?

Una vez que ya tenemos el trabajo de drenaje realizado, nos toca hacer el transplante de la Camelia y seleccionar el tipo de tierra que vamos a emplear.

El mejor sustrato para una Camelia dentro de una maceta es una tierra ligera, ya que nos ayudará a prevenir la asfixia de las raíces durante la plantación y el asentamiento de la planta.

Un consejo de Plantas en Galicia: no aprisiones las raíces compactando y presionando la tierra en el transplante, ¡no hace falta!

Muchas veces, este error supone que las plantas en maceta se mueran y pensemos que no sabemos cuidarlas.


Sustrato para plantas ácidas

El sustrato para plantas ácidas es indispensable en el cultivo de Camelias en macetas, igual que para la plantación de cualquier otra planta de tierra ácida: Hortensias, Azaleas, Rododendros, Magnolias…

Nos aporta materia orgánica y componentes minerales para mantener la acidez del terreno de plantación con un grado de acidez óptimo, además de los nutrientes necesarios para el primer mes de acomodación de la Camelia en su nueva maceta.


Las Camelias son plantas que necesitan un sustrato específico para plantas ácidas, ya que pertenecen al grupo de plantas acidófilas, como las Hortensias, las Azaleas o los Rododendros.

Es importante que tengas presente que la acidez del sustrato puede modificarse por diferentes factores, como por ejemplo, por la lluvia, el agua del riego o los abonos que empleamos en la fertilización de la planta.

Así, que de vez en cuando, es conveniente revisar el grado de acidez del sustrato de plantación de tus Camelias.

Camelia Sasanqua bicolor y sencilla (Camellia Sasanqua).
Camelia Sasanqua bicolor y sencilla (Camellia Sasanqua).

Bioestimulante contra las enfermedades de las plantas

Los bioestimulantes son productos ecológicos y naturales que sirven para ayudar a las plantas a superar episodios de estrés tras una enfermedad o cambios en su entorno, como por ejemplo: los transplantes y los cambios de domicilio del Vivero a tu casa.

Las sustancias naturales de extractos de flores y otras plantas ayudan a mantener activas sus defensas. Al mismo tiempo, si lo aplicas con pulverización foliar, estos extractos también son una forma preventiva y de control de plagas y enfermedades parasitarias.

Puedes usarlo como complemeto vitamínico y agente protectos contra enfermedades de las plantas durante todo el año, siguiendo las indicaciones del fabricante.


¿Cómo cuidar mi Camelia en una maceta?

La mayor dificultad que vas a encontrar a la hora de cuidar una Camelia en una maceta es aprender a mantener una relación entre los nutrientes que necesita la planta y la acidez del sustrato de plantación.

Así, lo más práctico es utilizar sustrato específico para plantas ácidas, o sustrato específico para Camelias, tanto en el momento de la plantación, como en su mantenimiento.

De la misma forma, los abonos específicos para plantas ácidas. o abonos específicos para Camelias, serán tus mejores aliados en el cuidado de tus Camelias en una maceta.


Fertilizante para plantas ácidas

El fertilizante para plantas ácidas aporta los nutrientes para el cultivo de las Camelias en maceta y para las plantas de tipo ácido en general.

Pone especial atención a las deficiencias que suelen presentar los suelos ácidos, como por ejemplo, la asimilación del Hierro; por este motivo, viene reforzado con Quelato de Hierro para evitar enfermedades de las plantas como la Clororsis férrica.

Puedes añadirlo al agua de riego siguiendo las indicaciones del fabricante.


¿Cuándo abonar las Camelias en macetas?

Vamos a empezar explicando que, como con algunas de sus compañeras (¿cómo abonar azaleas?), las Camelias quieren ser abonadas de forma diferente según la estación del año y según su estado vegetativo.

El truco que Plantas en Galicia te revela es muy sencillo: ten a mano abono líquido específico para Camelias o un abono líquido complejo y ecológico; suminístralo en pequeñas dosis, pero en intervalos cortos de tiempo, sobre todo durante el tiempo de floración de las Camelias (por ejemplo, cada quince días).

De esta forma, la aportación del abono al sustrato de la maceta será frecuente durante la formación de los botones florales y su apertura en enormes flores.

Y tiene que ser algo continuo hasta el periodo de mayor crecimiento vegetativo de la Primavera.

Después de la floración recuerda que será importante limpiar las últimas flores marchitas y hacer una ligera poda de tus Camelias.

El abono que debes suministrar a continuación tendrá una mayor proporción de nitrógeno, para favorecer el crecimiento de las nuevas ramas y mantener el color verde de sus hojas.

Aquí es vital calcular los tiempos para que la Camelia deje de recibir la aportación de nitrógeno durante el mes de Agosto. 


Abono universal azul

Abono universal de liberación lenta que aporta de forma controlada los nutrientes al terreno de plantación a medida que se va descomponiendo.

Tiene una presencia ligeramente superior de Nitrógeno, para favorecer la formación densa de los arbustos y un crecimiento sano y fuerte.

Pero debe administrarse con precaución en el caso del cultivo de Camelias en macetas, donde podrías aplicar entre 15 ó 20 gr teniendo en cuenta macetas de 40 a 60 cm de diámetro.


Si estás utilizando un abono de liberación lenta para tus Camelias, revisa el tiempo de liberación que tiene.

Por ejemplo, si empiezas a usarlo en Abril y tiene un tiempo de liberación de tres meses, no tendrás problema; pero si tiene un tiempo de liberación de seis meses o más, la planta de la Camelia va a recibir nitrógeno en un momento que no le corresponde, y esto la debilitará de cara al Otoño y al Invierno.

Las enfermedades de las plantas

En el conjunto de enfermedades de las plantas, el exceso de abono que recibe una Camelia puede considerarse una alteración fisiológica de su entorno, que provocará una enfermedad no parasitaria en tus plantas.

¿Cuáles son las consecuencias de un desequilibrio en el abonado de las Camelias en macetas?

Curiosamente, el exceso de abonado de una Camelia en maceta puede provocar una falta de crecimiento de la planta, ya que sus yemas tardarán en abrirse o se presentarán cerradas y de color verde oscuro. 

Así, un síntoma claro de la alteración fisiológica sufrida por el exceso de abono será la pérdida de hojas de la Camelia; otro síntoma más complicado de ver será el cambio de color de las raíces al marrón oscuro. Ambos son indicadores de una enfermedad no parasitaria que debe ser atendida para prevenir males mayores.

La dificultad del abonado se explica por la absorción de las sales en el sustrato, y es la explicación de que muchas veces, no logremos tener unas Camelias bonitas en nuestras macetas.


Aceite de Neem y Jabón potásico

El aceite de Neem y el jabón potásico son dos agentes preventivos y curativos del control de plagas en tu jardín.

Se pueden aplicar en las plantas por pulverización de las hojas, del tronco y de las ramitas, para prevenir el ataque de los pulgones, las cochinillas, los trips y otros insectos que infestan las plantas.

Además, funcionan para evitar la llegada de enfermedades de las plantas como la Negrilla en las hojas de las Camelias.